top of page

Como PSICÓLOGA CLÍNICA brindo atención psicológica, de forma presencial o virtual, tanto a adolescentes como a personas adultas. Mi formación en Terapia Cognitiva Integrativa, Terapia Sistémica y Neurosicoeducación me permiten contar con diferentes recursos terapéuticos para abordar la complejidad del fenómeno humano en cada momento del ciclo vital. Realizo terapias individuales, grupales, orientación a padres y madres, parejas y familias.
 

Veamos que sucede en cada etapa de la vida y cuáles son las posibles situaciones que pueden generar la necesidad de realizar un tratamiento psicológico:
 

ADOLESCENCIA
Es una etapa de la vida en la que se consolida el sentimiento de identidad, es decir, aquello que soy, que quiero ser y hacia dónde voy. Inicia con el fenómeno biológico de la pubertad (menarca y egarca), produciéndose grandes cambios físicos, psicológicos y sociales. Es un período vital entre la infancia y la joven adultez y su rango de duración varía de acuerdo a cada cultura (puede oscilar entre los 10/13 años y finalizar aproximadamente a los 21).
En este período, los grandes cambios ocurren con mucha rapidez y puede generar algunas alteraciones consigo mismo/a, pero también en el entorno familiar y social. En esta etapa es común que se experimente:

  • Disconformidad con la auto-imagen

  • Desórdenes alimentarios

  • Preocupaciones en el área de la sexualidad

  • Dificultades para relacionarse socialmente (timidez, inhibición, etc.)

  • Abusos de alcohol u otras sustancias

  • Miedo, ansiedad y depresión

  • Desorientación vocacional/ocupacional

ADULTEZ
Es un ciclo de la vida que se inicia una vez finalizada la adolescencia y se divide en: adultez temprana (18 a 40 años), adultez media (de 40 a 65 años) y adultez tardía (a partir de los 65 años). Durante este largo ciclo vital, las personas suelen atravesar cambios relacionados con la separación de la familia de origen, la búsqueda y/o consolidación del trabajo, la configuración de la pareja y la llegada de l@s hij@s, jubilación, abuelazgo. En estas situaciones son múltiples los desafíos y problemáticas que suelen surgir por lo que se podría requerir asistencia psicológica. Las temáticas más frecuentes son:

  • Insatisfacción personal, baja autoestima.

  • Alteraciones del estado de ánimo (miedo, ansiedad, depresión)

  • Problemas vinculares (pareja, familia, amigos)

  • Problemas laborales

  • Pérdida de seres queridos (duelos)

  • Dificultades en la sexualidad, alimentación y en el sueño.

  • Trastornos psicosomáticos, enfermedades crónicas.

  • Interrogantes sobre la maternidad/paternidad. Temas de fertilidad.

  • Diversidad sexual. LGTBIQ+ 

  • Aculturación (vivir o adaptarse a otros lugares del mundo)

ASISTENCIA

bottom of page